Divorcio contencioso Mutuo Acuerdo Custodia Compartida ante notario

10 claves para evitar un divorcio traumatico

    1. Información y reflexión: antes de tomar una decisión “en caliente”, hay que pensar si merece la pena luchar por nuestro matrimonio. Hay terapias de pareja, psicólogos y muchos tipos de ayuda que no cabe desdeñar. Si la decisión ya está tomada, conviene asesorarse por un abogado experimentado antes de dar un paso en falso.
    2. Sentarse a hacer cuentas: tan importante como tomar la decisión a nivel emocional, es tener claro dónde vamos a vivir y cuanto nos va a costar, si es que somos el cónyuge que va a marchar de casa tras el divorcio. Para hacerse una idea, hay que restar al salario los costes de vivienda, ropa, comida y créditos, y será con la cantidad restante con la que tengamos que afrontar la parte correspondiente de alimentos de los hijos.
    3. Elegir el tipo de divorcio más adecuado: En la actualidad existen tres tipos en España, el divorcio de mutuo acuerdo ante notario -indicado para parejas sin hijos o con ellos mayores de edad-, el divorcio de mutuo acuerdo judicial (para las parejas que se entienden y pueden llegar a acuerdos) y el divorcio contencioso, para aquellos que no logran ni hablar o para aquellos que han sido víctimas de malos tratos.
    4. Acudir a abogados que nos eviten el divorcio contencioso.Y es que de media, el divorcio de mutuo acuerdo puede suponer la mitad de coste que un divorcio contenciosoAdemás en aquel los cónyuges podrán fijar el régimen de visitas y pensión que más se adapte a sus necesidades y posibilidades. Hay que huir de los abogados que buscan la contienda judicial sin motivo alguno, solo para facturar más a sus clientes.
    5. Planificar de antemano como quedará la guardia y custodia de los hijos: si vamos a pedir custodia compartida o uno de los cónyuges quedará con ellos. Para ello, nada mejor que estar a lo dicho en el punto 4. Y no olvidar que: si vamos a pedir custodia compartida, lo más lógico es que el que abandone la vivienda busque otra lo más cerca posible del colegio y vivienda familiar en orden a facilitar que nos den la misma.
    6. Lo más recomendable como regla general es la custodia compartidaen general es lo mejor para los hijos e incluso para los padres. Supone, además, en la mayoría de los casos, no abonar los alimentos en dinero, sino comprando lo necesario para el menor en los periodos que está con nosotros; reforzando el vínculo paternofilial y garantizando que el dinero va destinado al menor.
    7. Mantener una comunicación lo más fluida posible con el otro cónyuge sobre los hijos, educación y gastos comunes.
    8. Todo por escrito: tanto los acuerdos que se adopten como los gastos extraordinarios de los hijos deben de plasmarse en papel para así poder probarlos y/o exigirlos en juicio. Por ejemplo, hasta que un cliente nuestro exigió la factura del dentista del menor a su ex cónyuge, no se percató de que le había cobrado el triple de lo facturado por el profesional
    9. Las cosas bien claras: es importantísimo saber decir que “no” a tiempo a las múltiples cosas a negociar: por ejemplo, el viaje al extranjero a estudiar inglés de uno de los hijos puede ser inasumible para el progenitor que vive fuera del domicilio familiar y tiene que pagar su propia vivienda.
    10. Ante todo, educación y respeto. Nunca entrar “al trapo” en discusiones que no llevan a nada, alzar la voz, responder a insultos, etc, situaciones que hasta podrían dar lugar a denuncias por malos tratos y complicarnos tontamente la vida.

         copyright Carvajal de la Torre Abogados Coruña 2016