El asesinato de la niña Asunta: pronóstico reservado

Aún a riesgo de equivocarnos, pero desde la experiencia de muchos años de abogados de oficio en Coruña, vamos a dar el pronóstico y claves del veredicto del asesinato de la niña Asunta:

 

  1. Los nueve jurados tendrán que decidir -por al menos siete votos a favor- la culpabilidad -y por sólo cinco- la inocencia de Rosario Porto y/o Alfonso Basterra

 

  1. Las pruebas contra los acusados no son directas (no hay un testigo que los hubiese visto o restos de A.D.N. en las uñas de la víctima, etc) Las únicas que hay en este juicio se denominan pruebas indiciarias o por indicios:

 

  1. Para condenar a alguien a través de la prueba indiciaria tienen que concurrir varias circunstancias: que sean varios los indicios, que estos estén totalmente probados y que haya una conexión lógica entre ellos.

 

  1. Por poner un ejemplo de prueba indiciara: hace años fue condenado por robo un hombre de mediana edad con chándal rojo, que había sido visto merodeando por un barrio residencial de Coruña, y al poco tiempo aparecieron varios coches con la ventanilla rota y el radio-cd sustraído. Tres horas más tarde y a dos kilómetros la policía sorprendió a un hombre, vestido de esa manera y con un saco grande con los mismos aparatos reproductores, que no supo dar explicación sobre su origen. Pese a que nadie le vió directamente robarlos, la conexión lógica entre su descripción y los aparatos robados logró su condena.

 

  1. Pasa algo parecido con la niña Asunta: pese a que nadie la vio en el momento de su muerte ni aparecieron restos o pruebas que directamente incriminen a los padres, todos los indicios apuntan a que pudiera haber sido al menos uno de los dos, sobre todo Rosario: fue la última que vio a la niña con vida, incurrió en muchas contradicciones y curiosamente no lloró cuando apareció la policía en su casa por primera vez para comunicar su muerte. Pero, nunca hay que olvidar la presunción de inocencia, y la mera sospecha y “juicio público paralelo” no basta para condenarlos. Alguien dijo una vez (y como abogado estoy de acuerdo) que “más vale veinte culpables en la calle que un inocente en la cárcel”

 

  1. La tarea de los jurados es muy ardua, debiendo de aislarse durante el tiempo necesario para debatir y contestar un complejo cuestionario donde se les pregunta si estiman probado, por ejemplo, que la causa de la muerte de la niña fue por asfixia y porqué, para obligarles a llegar a una conclusión lógica: si estiman probadas las siete cuestiones que creo que se les plantearán, su veredicto será de culpabilidad, no pudiendo incurrir en contradicciones, so pena de anular hasta tres veces el procedimiento.

 

  1. Pero me inclino por dar mi veredicto: creo que juzgarán culpable a Rosario Porto y absolverán a Basterra. El abogado de Rosario recurrirá la sentencia y creo que ganará, por el sencillo hecho de que hay demasiadas lagunas y ninguna prueba directa, y lo que es más importante: falta un móvil para el asesinato de la niña. No podemos olvidar que Rosario fue abogado durante años, y si hubiera sido ella la autora, no habría dejado pistas fácilmente.

 

  1. En apoyo de esto, simplemente decir que el que planeó el asesinato quiso dar a entender que era un tercero ajeno a los padres, por ejemplo la manera de dejar el cadáver, las cuerdas encontradas junto al mismo por descuido, la muerte por asfixia tras haber ingerido “orfidal”, la ausencia de móvil, o la más que curiosa contaminación de la prueba del semen de un desconocido que estaba en Madrid cuando ocurrió el trágico suceso. Es como si alguien hubiese dejado pistas inocuas a propósito, para confundir y hacer pensar en un extraño con un móvil sexual o psicopático.

 

  1. Sólo nos queda esperar y confiar a que se haga Justicia y la pobre Asunta pueda descansar en paz.

 

Copyright: Carvajal de la Torre Abogados Coruña